«La democracia liberal y la democracia socialista»

«La democracia liberal y la democracia socialista»

Por Roberto Veras
La democracia liberal se ha establecido en países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Canadá, mientras que en la Unión Soviética, China, Vietnam y Europa del Este, la democracia socialista es el sistema dominante.

La difícil situación de la gente en los países democráticos liberales (así llamados democráticos) no es tan miserable como en los países comunistas, porque en los países comunistas el sistema político y económico es impuesto a la sociedad por los funcionarios del partido, lo que causa un sufrimiento humano incalculable.

Tanto la democracia liberal como la democracia socialista pueden considerarse formas de democracia política porque estos sistemas se basan en la centralización económica. Hoy en todos los países donde la democracia está de moda, la gente ha sido engañada haciéndole creer que no hay mejor sistema que la democracia política.

La democracia política sin duda ha concedido el derecho al voto, pero ha arrebatado el derecho a la igualdad económica, en consecuencia, existe una gran disparidad económica entre ricos y pobres, una inmensa desigualdad en la capacidad adquisitiva de las personas, desempleo, escasez de alimentos, pobreza e inseguridad en la sociedad.

Millones de latinoamericanos son pobres, supersticiosos y analfabetos, pero los explotadores, a través de prácticas tales como hacer falsas promesas, intimidación, abuso flagrante del poder administrativo y fraude electoral, se ganan repetidamente al electorado.

Esta es la farsa de la democracia, una vez que forman el gobierno, tienen amplias oportunidades para disfrutar de la corrupción desenfrenada y la tiranía política durante cuatro años, en las elecciones posteriores «ya sea a nivel provincial o municipall» se repite el mismo despropósito.

Este tipo de oportunismo político ha estado ocurriendo en la República Dominicana desde la Independencia, durante los últimos cincuenta años, los partidos políticos han sostenido que, para alcanzar la paridad económica con los países industrializados, la República Dominicana debe seguir el sistema democrático. Para apoyar este argumento, citan los ejemplos de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Los líderes políticos instan al electorado a votar a su favor en el momento de las elecciones para que las masas hambrientas del país puedan cosechar los beneficios de una economía desarrollada.
Pero una vez que terminan las elecciones, la explotación de la gente común continúa sin cesar bajo el ropaje de la democracia política, y otras áreas de la vida social se descuidan por completo.

Hoy en día, miles de ciudadanos dominicanos se ven privados de los requisitos mínimos de la vida y luchan por obtener alimentos, ropa, vivienda, educación y tratamiento médico adecuados, mientras que un puñado de personas disfruta de enormes riquezas y lujos.

Uno de los defectos más evidentes de la democracia es que la votación se basa en el sufragio universal, es decir, el derecho a emitir un voto dependiendo de la edad. Una vez que las personas alcanzan cierta edad, se supone que tienen la capacidad necesaria para sopesar los pros y los contras de los temas en una elección y seleccionar al mejor candidato.

Pero hay muchas personas mayores de edad para votar que tienen poco o ningún interés en las elecciones y no están versadas en temas sociales o económicos y en muchos casos votan por el partido y no por el candidato, y se dejan llevar por la propaganda electoral o las falsas promesas de los políticos.

Quienes no han alcanzado la edad de votar suelen ser más capaces de seleccionar al mejor candidato que quienes tienen derecho a votar, por lo tanto, la edad no debe ser el criterio para medir los derechos de voto.

Los requisitos previos para el éxito de la democracia son la moralidad, la educación y la conciencia socioeconómica y política. Los líderes especialmente deben ser personas de alto carácter moral, de lo contrario se pondrá en peligro el bienestar de la sociedad.

Pero hoy, en la mayoría de las democracias, las personas de carácter dudoso y aquellas con intereses creados son elegidas para el poder, incluso los bandidos narcotraficantes y asesinos se presentan a las elecciones y forman parte de los gobiernos. Podrá no estar de acuerdo conmigo en lo que he planteado, pero ¿es vedad o mentira lo anterior expuesto de las dos democracias?

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.