El poder que tiene la palabra ha cambiado el mundo.

El poder que tiene la palabra ha cambiado el mundo.

Por Roberto Veras.

La historia moderna comenzó con la Revolución Francesa, que introdujo los conceptos de «Igualdad, Libertad y Fraternidad». Estos conceptos aún viven hoy y guían a varias naciones y millones de personas.

El llamado de atención de Karl Marx al proletariado, «Trabajadores del mundo, uníos. No tenéis nada que perder salvo vuestras cadenas», había dado paso a una revolución radical que dividió al mundo en dos bloques y provocó la guerra fría. El comunismo, más tarde, demostró ser un fracasó, pero ese no es el tema.

Winston Churchill usó más palabras, pero él también inspiró a su nación a la victoria al decir: «Lucharemos en las playas, lucharemos en los desembarcaderos, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos».

Mahatma Gandhi aseguró la libertad de los británicos con dos palabras operativas, Ahimsa (no violencia) y no cooperación. Martin Luther King predicó: «Venceremos».

Y recientemente se usaron palabras que cambiaron al mundo comunista, pues, Mikhail Gorbachev desmanteló el edificio del comunismo con dos palabras: perestroika «restructuración» y glasnost «apertura».

La perestroika es un término ruso que significa reestructuración, la perestroika en el contexto histórico es la revelación de cómo se construye la clase, el género y la raza.

Tiene como objetivo apoyar una sociedad igualitaria y que defienda la democracia, las luchas de clases del proletariado, el contraste de la riqueza, la guerra contra el género y el prejuicio de las relaciones raciales

El control soviético sobre Europa del Este se estaba aflojando a medida que la gente aprovechaba la oportunidad para abandonar el Este y mudarse a un Oeste más estable y económicamente fuerte.

Hubo presión para unificar Alemania y un intento de golpe para derrocar a Gorbachov, el sistema se debilitó aún más y comenzó a fragmentarse.

Los países bálticos querían la independencia y Yugoslavia tuvo una ruptura sangrienta. Un lado de la ‘Cortina de Hierro’ estaba prosperando y el otro lado se estaba volviendo más ‘frágil’.

Aunque toda la historia pasada de Rusia fue revisada e interpretada después de la revolución desde el punto de vista del partido, el pasado fue menos manipulado que la historia actual. A la gente se le permitió conocer solo información condicionada por determinados intereses.

Es una cuestión de gran valor para cualquier nación aceptar los errores del pasado y dar libertad a los historiadores para analizar la debilidad y los errores de los regímenes pasados ​​para ayudar a los políticos a no repetirlos en el futuro. Las personas que viven en la ignorancia de su pasado no pueden progresar en ningún campo.

(«Igualdad, Libertad y Fraternidad» «Trabajadores del mundo, uníos, no tenéis nada que perder salvo vuestras cadenas» «Lucharemos en las playas, lucharemos en los desembarcaderos, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos» «No violencia y no cooperación» «Venceremos») El poder que tiene la palabra fue usado por los lideres de cada época para cambiar y mejorar la calidad de vida humana.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.